Odín, el Padre de Todos

Odín, el Padre de Todos también es conocido como Wotan o Woden; y es considerado el rey de los dioses escandinavos y del neopaganismo germánico.

Odín en su trono junto a sus cuervos y lobos por Johannes Gehrts
Odín en su trono junto a sus cuervos y lobos por Johannes Gehrts

Al igual que muchos dioses escandinavos, Odín tiene muchas ocupaciones, ya que principalmente se le considera el dios de la sabiduría, el dios de la guerra y de la muerte. Aunque también es el dios patrón de la magia, de la poesía, la profecía, la caza y la victoria.

¿Dónde vive el dios Odín?

Odín vive en el mundo de Asgard, el mundo de los dioses nórdicos, en su palacio de techos de plata, el Valaskjálf, y desde su trono Hliðskjálf puede ver y conocer de todo cuanto acontece en los nueve mundos que sustenta el Yggdrasil, el Árbol de la vida vikingo

Suyos son la lanza Gungnir y el caballo gris de ocho patas llamado Sleipnir

La familia de Odín

Odín es hijo de la gigante Bestla y de Bor. Sus hermanos son los dioses Vili, quien le dió sabiduría y emociones a la humanidad; y Vé, el aesir que dio a los humanos los sentidos y el habla.

La esposa de Odín es Frigg, la reina de Asgard y diosa del hogar, del amor, la fertilidad, el matrimonio, la maternidad, la previsión y la sabiduría. Es el único ser que puede sentarse junto a Odín en su trono para contemplar los nueve mundos. También tiene el poder de la videncia y la adivinación.

Aunque Odín y Frigg están casados, no todos los hijos de Odín lo son también de Frigg; los dioses en la mitología escandinava, al igual que los humanos, también sucumben a sus pasiones.

Odín es el padre de la mayoría de los dioses aesir, es el padre de Thor, de Balder, de Vidar y de Váli. De ahí proviene su sobrenombre de Padre de Todos.

Odín como dios de la guerra

El Padre de Todos es el dios de la guerra vikingo. Odín comandaba a las valquirias, las diosas menores que se presentaban como amazonas y que eran los espíritus de las guerreras y mujeres valientes, según algunas sagas.

El supremo dios de los vikingos las enviaba a recorrer Midgard y llevar a su presencia en el Valhalla a los espíritus de los guerreros más valientes, los einherjer, que es el nombre de los guerreros de Odín, guerreros mitológicos nórdicos famosos por su bravura en el combate. .

Los salones del Valhalla albergan los banquetes nocturnos presididos por el propio Odín a los que asisten los valientes tras luchar durante el día.

el Dios Odín comandará a los Aesir y a los einherjer en la Batalla del Fin del Mundo, el Ragnarok frente a las hordas de gigantes comandadas por Surtur; aunque ya sabe que en el transcurso de la misma morirá en las fauces de Fenrir, el lobo; se prepara para la contienda reclutando a los más bravos y nobles guerreros, para intentar salvar al universo.

lustración del manuscrito islandés SÁM 66 de Odín y Sleipnir y Gungnir
lustración del manuscrito islandés SÁM 66 de Odín a lomos de Sleipnir y sosteniendo a Gungnir

Hay muchos nombres de dioses guerreros entre los dioses Aesir y Vanir, ya que muchos de ellos son señores de la guerra; y entre todos ellos Odín es la principal divinidad guerrera, ya que es el Padre de la Victoria, pues en su sabiduría es quien sabe quienes merecen ganar.

También se le considera como el Padre de los Elegidos, ya que adopta como hijos a todos los valientes guerreros caídos en combate, los einherjer.

El dios vikingo Odín decide quién vive, quién gana o quién muere en la batalla. Por eso los guerreros nórdicos solían usar amuletos del Valknut, el Nudo de Odín, para atraer su atención y así poder morir con honor en el combate o bien ganarlo. También solían llevar el aegishjálmur, para protegerles en la batalla y causar el terror a sus enemigos; y así destacar en la batalla ante el Padre de Todos.

Odín, el dios de la guerra

En su juventud, el dios Odín fue un formidable guerrero. Luchaba con su lanza Gungnir contra monstruos y gigantes a lomos de su corcel de ocho patas, Sleipnir; por este motivo también se refieren a él como El que cabalga en la Batalla o El Señor de la Batalla.

De hecho, la primera batalla de la creación se produjo cuando Odín lanzó a Gungnir a los Vanir, la tribu de los dioses menores del panteón vikingo.

En la batalla el dios Odín es un adversario formidable, ya que emplea sus poderes mágicos para transformarse en el ser que desee, para cegar o ensordecer a sus enemigos o para inculcarles el pánico. Puede hacer que cualquier objeto se transforme en un arma. Además, al campo de batalla le acompañan sus dos cuervos Hugin (Pensamiento) y Muni (memoria) y los lobos Geri (Voraz) y Freki(Codicioso).

Ningún arma arrojadiza podrá tocar a Odín, ya que puede paralizar cuarquier objeto con su deseo, con tan solo una mirada.

Odín despertaba entre los guerreros vikingos el mayor de los respetos y devociones; y aquellos que deseaban estar a su lado en el ragnarok solían ser muy devotos del Padre de Todos y seguir los ritos berserker, para luchar sin sentir dolor ni temor y con una furia asesina incontenible; y asegurarse así un sitio en el Valhalla.

El dios de la sabiduría

Odín es también el dios de la sabiduría porque lo aprendió todo y luego enseñó a los dioses y a los hombres.

Odín es el dios de la sabiduría; y lo sabe todo gracias a una mezcla de magia, poesía y afán por saber. El Padre de Todos conoce todos los misterios de los Nueve Mundos, Odín conoce el origen del universo y de los hombres, así como su destino.

Para aprender más o tal vez para alimentar su ego, el dios de la sabiduría suele participar en discusiones con los humanos, elfos, enanos y gigantes más sabios.

el Dios Odín y el pozo del gigante Mimir, el pozo de la sabiduría

Además, gran parte del conocimiento de Odín proviene de haber bebido del pozo de la sabiduría, el pozo del gigante Mimir situado a los pies de Yggdrasil, el Árbol de la Vida. Para poder beber de este mágico pozo Mimir le exigió un sacrificio, por lo cual el dios Odín tuvo que sacrificar su ojo izquierdo.

Odín también es el dios de la sabiduría porque también consulta a la cabeza decapitada del propio Mimir, quien tras beber durante toda su vida del pozo de la sabiduría, conoce todos los misterios de los Nueve Mundos. El dios vikingo Odín guarda la cabeza de Mimir junto a su trono y cuando lo necesita, emplea su magia para que la cabeza le diga cuanto desea saber.

Por haber sacrificado su ojo izquierdo, al dios de la sabiduría siempre se le representa con un parche, tuerto; por eso uno de los nombres de Odín es El Tuerto.

Odín y el poder de las runas

Odín es el dios de la sabiduría porque fue el primero en descifrar el secreto de las runas y obtener su poder, ya que las runas son el origen de todo conocimiento y de cada fuerza que gobierna el universo.

La estela rúnica de Tjängvide muestra a Odín entrando al Valhalla cabalgando sobre Sleipnir
La estela rúnica de Tjängvide muestra a Odín entrando al Valhalla cabalgando sobre Sleipnir

El dios de la sabiduría vikingo descubrió el secreto de las runas tras pasar nueve días y nueve noches colgado boca abajo de Yggdrasil, el Árbol de la Vida, atravesado por su propia lanza.

Con este ejemplo y el de la pérdida de su ojo izquierdo; y tal vez a modo de moraleja o enseñanza, se muestra al supremo dios de los vikingos dispuesto a sacrificarse a cambio de satisfacer su deseo de saber.

El dios de la Sabiduría, señor de la poesía

Se dice de Odín que siempre habla en verso y que fue él quien inició el arte de la poesía, enseñándoselo después a los humanos.

La poesía para los vikingos era algo parecido a la magia, ya que los poetas vikingos, los escaldos, solían improvisar sus versos; por lo que la gente creía que debían tener algún poder adivinatorio. La agilidad mental que ello requiere refuerza la posición del Dios Odín como dios de la sabiduría vikingo; y que los vikingos lo confundieran con magia.

En el poema Hávamál, se cuenta que Odín trabajó en la granja del gigante Baugi durante un verano entero para hacerse con la Hidromiel de la Poesía, que confería a quien la bebiera el arte de la poesía. Odín trabajó allí hasta descubrir que la Hidromiel había sido escondida en una montaña por el hermano de Baugi, Suttung; y estaba custodiada por la hija del segundo, llamada Gunnlod.

Para acceder a la Hidromiel, el dios de la sabiduría Odín sedujo a la solitaria Gunnlod y le ofreció tres noches de frenesí a cambio de tres sorbos de Hidromiel de la Poesía. La gigante accedió; y fue entonces cuando el dios de la sabiduría la engañó y se bebió toda la hidromiel con tal ansia, que derramó unas gotas que fueron a caer en Midgard, gracias a lo cual, los humanos aprendieron a cantar. Para escapar del seguro castigo, Odín se transformó en águila y huyó volando.

Ilustración de Odin con Gunnlöd de Johannes Gehrts
Ilustración de Odin con Gunnlöd de Johannes Gehrts

El dios vikingo Odín, señor de la magia

El señor de la magia es el dios Odín, quien aprendió los misterios del seid de la diosa Vanir y la sacerdotisa (völva) Freyja, según cuenta la saga de los Ynglings .

El seid era el conjunto de conjuros y fórmulas mágicas empleadas principalmente por las mujeres escandinavas para adivinar y hacer sortilegios.

Es curioso que el Señor de la guerra, con todas las connotaciones viriles que ello conlleva, fuese también el señor de la magia, propia de las mujeres. De hecho, los vikingos creían que recurrir a la magia para obtener los objetivos perseguidos era propio de débiles y cobardes; ya que un verdadero hombre luchaba por lograr lo que quería.

El viajero que busca conocimiento, el dios Odín

A Odín muchas veces se le representa como un hombre de avanzada edad, vestido con una túnica larga, con larga barba canosa,una vara en la mano y un sombrero de ala ancha (¿no os recuerda a Gandalf el Gris? del Señor de los Anillos)

Ilustración de 1886 de Odín por Georg von Rosen
Ilustración de 1886 de Odín por Georg von Rosen

A pesar de su gran sapiencia, el dios de la sabiduría seguía recorriendo los Nueve Mundos para obtener más conocimiento; y para divertirse también. Al dios Odín le gustaba ir tanto a las casas de grandes señores como a humildes; siempre llegando al atardecer o caída ya la noche y buscando hospitalidad. Por eso también algunos de los nombres de Odín son El Huesped, El Errante; y por este motivo el Padre de Todos también es el dios de los viajes y los viajeros.

De hecho, entre los antiguos vikingos la hospitalidad era una costumbre muy arraigada, ya que creían que en cualquier momento podría aparecer Odín disfrazado, por lo que no dudaban en esforzarse por ser el mejor anfitrión posible.

Odín viajo por los Nueve Mundos para obtener conocimiento; y en uno de esos viajes llegó al pozo del Gigante Mimir.

Cómo el Dios de la Sabiduría creó nuestro mundo y a los primeros seres humanos

Odín es el dios supremo de la mitología nórdica porque ayudó a crear el mundo, junto con sus hermanos Ve y Vili mataron al primer gigante de la escarcha, llamado Ymir.

De la sangre de Ymir surgieron los rios y lagos, con su carne los tres dioses crearon Midgard; y con sus huesos y dientes crearon las montañas y rocas.

Con el cráneo del gigante crearon la bóveda de estrellas que cubre Midgard, la cual está sujeta por cuatro enanos llamados: Nordri, Sudri, Austri y Vestri (norte, sur, este y oeste respectivamente).

Las nubes las hicieron con el cerebro de Ymir; y con sus formidables cejas crearon las barreras que separan la Tierra, Midgard, del mundo de los gigantes, llamado Jotumheim.

Entonces el dios Odín y sus hermanos empezaron a recorrer su creación; y cuando vieron un fresno y un olmo juntos, decidieron crear algo especial. El Padre de Todos les dio el aliento y la vida, Ve les dio los sentidos del oído y la vista; y finalmente Vili les dio el cerebro y los sentimientos. El fresno se convirtió así en Ask, el primer hombre y el olmo se transformó en la primera mujer, conocida por el nombre de Embla. Juntos vivieron y se reprodujeron en Midgard.

El dios Odín en la ficción

Anthony Hopkins es el actor que ha dado vida al Padre de Todos en las películas de Marvel sobre las aventuras del hijo de Odín, Thor.

Marvel, que pertenece a Disney, creó el concepto del Sueño de Odín, un estado de letargo en el que debe sumirse el dios de la sabiduría para recargar una especie de fuerza mística y mágica, la Fuerza de Odín. Durante este sueño, que puede durar siglos, el Padre de Todos es consciente de todo cuanto acontecen en los Nueve Mundos.

Siguiendo esta ficción

Regalos relacionados con el dios vikingo Odin

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.