El Afortunado, Leif Erikson

Leif Erikson, El Afortunado es uno de los mayores exploradores vikingos; y no por casualidad, su padre fue Erik El Rojo, de casta le viene al galgo.

leif erickson leif eiriksson
Primer plano de la estatua de Leif Erikson en Reykjavik, Islandia

El nombre patronímico Erikson también puede ser encontrado como Erickson, Eiríksson, Ericsson o Ericson, que vienen a significar “Hijo de Erik”

Los primeros años de Leif Erickson

Los historiadores fijan la fecha de nacimiento de Leif Eiríksson en el 970 D.C. en Islandia.

Leif es el segundo hijo varón del matrimonio entre Erik El Rojo y Theodhild (o Thjólhild); y se cree que nació en las tierras que la familia materna tenía en Breiðafjörður.

Leif y sus hermanos fueron criados por Tyrker, un esclavo (thrall para los vikingos) perteneciente a su padre. De hecho, la relación entre el hijo de El Rojo y Tyrker fue tan estrecha que Leif Ericson se refería a él como su padre adoptivo. Y no es de extrañar, ya que Erik El Rojo pasaba largos meses fuera de casa y su posición era lo bastante importante y acomodada como para poseer barcos y esclavos.

Poco más se sabe de los primeros años de vida de Leif, ya que ni en la Saga de Erik el Rojo (Eiríks saga rauða) Ni en la Saga de los Groenlandeses se dice mucho más sobre ese periodo de su vida

Leif Erikson se convierte al cristianismo

En el 999 DC Leif Erickson viaja desde Groenlandia a Noruega; y debido al mal tiempo debe hacer escala en el archipiélago escocés de las Hébridas. Allí pasa el verano y se relaciona con una mujer llamada Thorgunna, con la que tiene un hijo, Thorgils, que más adelante se reunirá en Groenlandia con su padre.

En el otoño del 999 Leif Erikson reemprende su viaje hacia Noruega, donde al llegar es recibido con grandes honores y conoce al rey Olaf I Tryggvason. Gracias a la relación con el Rey Olaf, con quien pasó el invierno de ese año, se cree que Leif se sintió atraído por la fé cristiana; y fue bautizado bajo su amparo, junto con toda su tripulación.

En el verano del año 1000 DC vuelve a embarcar en su drakkar para partir desde Noruega con varios religiosos cristianos, con la misión encomendada por el Rey Olaf I de convertir al cristianismo a los habitantes de Groenlandia.

¿Por qué llaman a Leif Erikson El Afortunado?

Según algunas fuentes, en el viaje de regreso a Groenlandia desde Noruega en el verano del año 1000, ya convertido al cristianismo y con la misión de evangelizar a los suyos, Leif Erickson se topa en alta mar con un barco vikingo a punto de naufragar. Con gran suerte logra rescatar tanto a la tripulación como a su preciosa carga, motivo por el que recibe el sobrenombre de El Afortunado (Leifur heppni), ya que en recompensa a su esfuerzo obtuvo toda el cargamento, aumentando considerablemente su fortuna.

Leif Erickson comienza su labor evangelizadora en Groenlandia.

Al llegar a Groenlandia, Leif comienza la evangelización de la comunidad vikinga groenlandesa. Una de las primeras conversas fue su madre, Theohild, quien logró persuadir a su marido Erik para que construyera la primera iglesia cristiana de Groenlandia.

Como anécdota me gustaría contaros que Erik El Rojo nunca renunció de su fé vikinga; y siguió venerando a Odín, Thor y los Aesir hasta su muerte, la cual acaeció un año después de terminar la construcción de la primera iglesia cristiana de Groenlandia, la cual nunca pisó tras ser consagrada.

Leif Erickson descubre América

En torno a cómo se produjo el descubrimiento de América del Norte por parte de Leif Eiríksson hay dos versiones.

1) Leif Erikson descubrió América accidentalmente

Según esta primera versión, narrada en La Saga de Erik El Rojo, Leif y su barco se perdieron en el viaje de vuelta a Groenlandia desde Noruega en el año 1000 DC.

Tras varios días de singladura arribaron a unas nuevas tierras, desconocidas hasta entonces. En este nuevo vasto territorio encontraron tres paisajes muy diferentes, aunque el rasgo que más les llamó la atención fue la abundancia de parras silvestres, por lo que llamaron a esta nueva tierra Vindland, la Tierra de Vides.

2) Leif Erikson se inspiró en el relato de Bjarni Herjólfsson.

Leif Erikson en Qassiarsuk Groenlandia
Primer plano de la estatua de Leif Erikson en Qassiarsuk, Groenlandia

Cómo narra el descubrimiento de América la saga de los Groenlandeses

A esta segunda versión es a la que los expertos dan más crédito, ya que se basan en la Saga de los Groenlandeses, un relato menos pomposo que la Saga de Erik El Rojo, más centrada en ensalzar en mayor medida los méritos del descubridor de Groenlandia y su linaje.

Pues bien, según la Saga de los Groenlandeses, Bjarni Herjólfsson, un vikingo islandés, decidió salir de Noruega en torno al 986 para ir en busca de su padre, que estaba en Islandia. Al llegar allí, Bjarni se entera de que su padre ha vendido su granja y se ha marchado con Erik El Rojo a unas nuevas tierras situadas más al Oeste, a una nueva tierra llamada Groenlandia; por lo que decide reunirse con él allí.

En el viaje Bjarni se pierde, ya que él sólo sabe que debe dirigirse al oeste; pero un cambio de viento, que empieza a soplar del Norte con gran fuerza y a una espesa niebla hacen que el barco de Bjarni vaya a la deriva durante varios días.

Cuando el tiempo mejoró, los navegantes vieron unas nuevas tierras, con muchas árboles y suaves colinas. Bjarni decidió seguir la costa hacia el Norte, ya que el paisaje que divisaba no se correspondía con la descripción que le habían dado de Groenlandia.

Tras dos días de cabotaje llegaron a un nuevo paisaje, formado por un terreno llano con muchos árboles. El nuevo paisaje seguía sin corresponderse con los glaciares y prados de Groenlandia, por lo que Bjarni Herjólfsson decidió seguir más al Norte, ya que su único objetivo era reunirse con su padre.

A pesar de las ganas de tocar tierra de su tripulación Bjarni decidió proseguir rumbo al norte siguiendo la costa durante tres días más con viento del sudoeste. Esta vez llegaron a una tierra de altas montañas y acantilados, divisando un glaciar. Viendo que este nuevo panorama tampoco se parecía a Groenlandia, siguieron navegando y descubrieron que habían dado con una gran isla.

Entonces decidieron poner rumbo a mar abierto, al Este, donde les sorprendió una tempestad. Cuatro días después divisaron tierra de nuevo. Esta vez el marco que se extendía ante ellos sí que se asemejaba a las descripciones de Groenlandia, por lo que decidieron acercarse a la costa.

Al aproximarse a tierra vieron un barco vikingo varado; y un asentamiento. Cuando desembarcaron, descubrieron que habían encontrado a Herjolf, el padre de Bjarni.

Las noticias de nuevas tierras inspiran a Leif Erikson

El relato de la existencia de unas nuevas tierras al oeste seduce a Leif Erickson, quien empieza a sentir la quemazón de la llamada de la aventura. Y no se trata sólo del relato de Bjarni Herjólfsson. Algunos colonos aseguran que en los días de mayor claridad pueden divisarse otras tierras al oeste desde las cumbres más altas de Groenlandia. Así que por todos los corrillos al pié de los hogares y por las granjas se habla de que hay más territorios al oeste, hay nuevas tierras, más aventuras y oportunidades para quien quiera ir a buscarlas.

Además, en Groenlandia no hay madera, es el bien más escaso y preciado, por lo que el relato de tierras cercanas al oeste cuajadas de grandes bosques, sin necesidad de tener que guerrear o comerciar con otros vikingos es todo lo que un avezado marino y comerciante necesita saber.

Leif Erikson prepara su viaje de exploración.

Para preparar su viaje hacia el Oeste, Leif decide acudir a la fuente más fidedigna, por lo que se reúne con Bjarni Herjólfsson para obtener toda la información posible de su singladura.

También compra el barco de Bjarni, como si el barco pudiera recordar el viaje de vuelta.

Leif Erikson también convence a su padre para que encabece la expedición. Ya tiene a su tripulación lista, 35 hombres más le acompañarán a la aventura.

El día de la salida para su viaje de exploración hacia el Oeste, cuando Leif y su padre se dirigían al embarcadero a caballo, Erik El Rojo cae de su montura. Unas fuentes indican que se rompió una pierna, otras que por su fe pagana y gran superstición, Erik toma como un mal presagio el accidente y decide no acompañar a su hijo.

Por una cuestión o por otra, un día por determinar en torno al año 1000 ó 1002 Leif queda al mando de la expedición in extremis y se hace a la mar deshaciendo el trayecto realizado por Bjarni tiempo atrás para entrar en la historia al ser el primer europeo en llegar a América, aventura que os contaremos en otro post.

Leif Erikson volvió de aquel viaje de descubrimiento ratificando todo lo visto por Bjarni. Incluso autorizó a un vikingo islandés Thorfim Karlsefni a explorar las nuevas tierras con más detalle; y dejó a su hermano Thorvald su barco para que estableciera un asentamiento en Vinland.

Cuando Erik El Rojo murió, su hijo Leif Erikson le sucedió como líder de la comunidad vikinga de Groenlandia, cargo que ocupó hasta su muerte en el 1020.

¿Quienes descubrieron América?

Los vikingos descubrieron América en primer lugar.

¿Quién fue el primero en descubrir América?

Bjarni Herjólfsson, un vikingo islandés fue el primero en divisar tierras americanas, aunque nunca desembarcó ni exploró las costas. Se limitó a seguir la costa con rumbo Noreste buscando un paisaje como el que le habían descrito que tenía Groenlandia, pues ese era su verdadero destino.
Leif Erickson deshizo el viaje de Bjarni con el barco que le compró a éste y fue el primero en explorar y bautizar las nuevas tierras situadas al Oeste de Groenlandia.
Por eso hay tanta controversia con quien fue el primer descubridor de América

¿En qué año se descubrió América?

En torno al 986 DC, por Bjarni Herjólfsson. En torno al año 1001 ó 1002 Leif Erickson siguió el rumbo inverso que tomó Bjarni y exploró y bautizó las tierras de Helluland, Markland y Vinland; en la costa noreste de Canadá y EEUU; en las tierras de la Península de El Labrador, Terranova, Maine, New Hampshire, Massachusetts; e incluso hay quienes sostienen que llegaron a Nueva York y remontaron el Río San Lorenzo y también llegaron a Los Grandes Lagos.

¿Por qué llaman a Leif Erickson El Afortunado?

Porque en torno al año 1000 DC, cuando viajaba desde Noruega a Groenlandia, divisó en alta mar un barco vikingo que estaba a punto de hundirse. Logró salvar a toda la tripulación y la carga, que le fue entregada como recompensa. Por eso le llaman El Afortunado.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *