Erik el Rojo

Erik Throvaldsson (Erik, hijo de Thorlvald) no es un nombre de vikingo muy familiar, es más conocido Erik el Rojo. Lo curioso es que ambos nombres pertenecen al mismo hombre, quien es uno de los vikingos más famosos de la historia.

Erik Thorvaldsson, más conocido como Erik el Rojo nació en Jaeren (Noruega) en el 940 DC y murió en Groenlandia en torno al 1010 DC.

El apodo de “el Rojo” seguramente se deba a que Erik era pelirrojo, como el Thor, el dios vikingo del trueno aunque también puede deberse a la supuesta fama que tenía Erik de ser una persona poco transigente y algo pendenciera.

Erik es uno de los vikingos más famosos y controvertidos. En los 70 años que vivió fue miembro de una noble familia, proscrito, comerciante, descubridor, colono y rico terrateniente.

Los Primeros años de Erik el Rojo

Erik era hijo de Thorvald Asvaldsson, caudillo vikingo noruego.

Thorvald cayó en desgracia al apoyar a Haakon I de Noruega frente a las pretensiones al trono de Noruega de Erik Blodóks (Hacha Sangrienta), su hermano Harald Grafell (Piel Gris) y el tío de ambos, el rey de Dinamarca Harald Bluetooth (Diente Azul). Para su desgracia, Thorvald se unió al bando perdedor.

Cuando Erik apenas contaba con diez años de vida, Thorvald y su familia tuvieron que huir de Noruega. Además de apoyar a la facción perdedora, Thorvald fue acusado de asesinato, y condenado a muerte, por lo que tuvo que huir a Islandia acompañado por un grupo de fieles y de sus familias.

En torno al 950 DC Erik el Rojo y su familia se instalan en Islandia, cerca de Dranga. En Islandia recorren el litoral comerciando con pieles; y apoyando el desarrollo y preeminencia del Atling, la Asamblea de Hombres Libres, compuesta mayoritariamente por caudillos vikingos, la inmensa mayoría de ellos desterrados, como su padre.

El Matrimonio de Erik Thorvaldsson

Después de la muerte de su padre, Erik el Rojo se casa en Islandia con Theodhil, teniendo cinco hijos, tres varones; Thorstein Erikkson, Thorvald y Leif Erikkson; y dos hijas, siendo la más famosa  Freydís Eiríksdóttir.

Leif Eriksson nació el 970 DC y llegó a ser un gran explorador, como su padre, llegando a descubrir Vinland.

Descubrimiento de Groenlandia

Erik el Rojo se dedicaba a la pesca, caza y comercio de pieles así como a administrar su granja, conocida como Eirikstadir. En sus viajes por los asentamientos había oído hablar de las historias que los pescadores y gentes del lugar contaban acerca de las tierras existentes al oeste, a las que habían llegado de manera accidental varias personas antes, pero sin poder fijar un asentamiento ni tomar posesión o dar nombre a aquellos lares.

Parece ser que en torno al 980-982 DC Erik el Rojo se vio inmerso en una disputa con unos vecinos, matando en el enfrentamiento a dos hombres. Por este motivo, el Ding; es decir, la asamblea vikinga de Islandia, le condenó al exilio durante tres años, motivo por el cual, decidió explorar y comprobar la veracidad de los relatos sobre las tierras del oeste.

Erik salió desde Sneefellsjokull en la primavera del 982 DC; llegando en el verano del 983 a unas nuevas tierras situadas al oeste, a unos 300 km de distancia.

Mapa viajes vikingos atlantico norte
Mapa de los principales viajes vikingos por el Atlántico Norte

Erik el Rojo llamó  Grünland, que significa “Tierra Verde”, al nuevo territorio al que arribó, debido a la abundancia de prados verdes del lugar; y seguramente porque resultaba un nombre mucho más evocador que el páramo al que había llegado, donde efectivamente el color verde predominaba, pero se debía fundamentalmente a la abundancia de musgo y líquenes y no por los fértiles prados de pastos, exuberantes bosques y tierras de cultivo que evoca.

Así las cosas, Erik pasó el verano y el otoño del 983 explorando las nuevas tierras descubiertas; decidiendo pasar el invierno en la costa este de Groenlandia, en Eriksey, que podemos traducir como “ la Isla de Erik”.

Erik el Rojo se dedica a la exploración de Groenlandia

Desde Eriksey Erik Thorvaldsson y su tripulación se dedicaron a explorar el basto territorio al que habían arribado. En la primavera del 984 se trasladaron a Eriksfjord, el “Fiordo de Erik”. Debido a sus expediciones de exploración y al tiempo transcurrido en Groenlandia, Erik el Rojo se percató de que el clima de Groenlandia era igual al de Islandia.

Preparando la colonización de Groenlandia

En el verano del 985 DC el tiempo de exilio de Erik el Rojo había concluido; y éste estaba listo para volver a Islandia.

Desde su salida de Islandia tres años antes, Erik el Rojo había recorrido unas 6.000 millas náuticas, unos 10.000Km, explorando tierras hasta entonces desconocidas, convirtiéndose así en uno de los grandes exploradores marinos de la Edad Media; superado solamente por los marinos de la Época de Los Descubrimientos, casi 600 años después, como Magallanes o Juan Sebastián Elcano.

Erik el Rojo tardó 3 años en organizar una expedición de colonos; y durante ese tiempo estuvo ocupado en hablar de las bondades de la nueva tierra descubierta. En un principio, la mayor parte de quienes estaban dispuestos a seguirle eran familiares o simpatizantes de su clan.

Aunque la intensa campaña de comunicación de Erik también atrajo a un gran número de vikingos, que huyendo de Escandinavia por diversos motivos, llegaban a Islandia.

La nueva “Tierra Verde” de la que hablaba El Rojo sin leyes, sin condiciones ni deudas de sangre pendientes y alejadas del azote del círculo vicioso de las venganzas y guerras que vivía Escandinavia era la tabla de salvación y la tierra de promisión para muchos vikingos desesperados. La presión demográfica sobre Islandia se empezaba a notar, a la isla llegaban cada vez más parias y desposeídos buscando refugio; y presionando y sometiendo a grandes tensiones a los recursos y sociedad islandeses. Groenlandia fue la válvula de escape de toda esa tensión.

En el 988 DC Erik el Rojo llega a Groenlandia acompañado por 14 barcos vikingos, aunque salió de Islandia con más de 30 navíos. Una serie de accidentes y tormentas en alta mar en el viaje de ida hizo que algunas naves se hundieran; y que otras viraran en redondo y retornaran a Islandia o se dirigieran a cualquier otro destino.

En los 14 barcos que arribaron a Grünland no solamente viajaban intrépidos colonos, también llevaron consigo vacas, bueyes, cerdos y hasta caballos; así como todo tipo de herramientas y expertos artesanos en oficios tales como la herrería. A pesar de que llegaron menos de la mitad de buques, la nueva colonia contaba con lo imprescindible para asentarse y crecer.

¿Qué impulsaba a un vikingo a colonizar Groenlandia y a acompañar a Erik el Rojo?

Lejos de la épica romántica del espíritu aventurero e indómito de los vikingos, los motivos reales que impulsaban a estos hombres y mujeres a correr tales riesgos eran bien distintos.

Los vikingos eran personas pragmáticas; y no asumían riesgos en vano. Si no había grandes ganancias en juego o no había más remedio, preferían mantener su estilo de vida, basado en la agricultura, la caza y la pesca fundamentalmente.

Quienes se arriesgaban a perecer en peligrosos viajes y a crear un asentamiento desde cero eran, en su mayoría, los desposeídos y caídos en desgracia; cuando no exiliados, como el mismísimo Erik el Rojo.

Islandia se había convertido en el refugio de quienes se veían obligados a huir de Escandinavia u otros asentamientos vikingos. En Escandinavia, las luchas internas entre distintas facciones, habían obligado a un gran número de personas a emigrar a Islandia, haciendo que la población se disparase y se viese sometida a grandes tensiones internas.

Estando así las cosas, una gran parte de los colonos de Groenlandia eran simpatizantes y familiares de Erik Thorvaldsson además de gentes llegadas a Islandia buscando una segunda oportunidad, con poco o nada que perder.

Los primeros asentamientos en Groenlandia

Gracias a los tres años de exilio, Erik dispuso de tiempo suficiente para conocer Groenlandia; y había descubierto las principales zonas donde la agricultura y ganadería podrían darse; una situada al Suroeste y otra al Sureste de la Gran Isla. Entre ambas zonas había pequeñas franjas de terreno fértil, donde se asentaron pequeñas comunidades.

Erik el Rojo eligió el asentamiento principal del Este en Eriksfjord, el Fiordo de Erik. Llamaron a su comunidad Brattahlid; y allí Erik escogió y se reservó para sí mismo unas tierras, donde se instaló con su mujer e hijos. Una parte importante de los colonos también escogieron Eriksfjord para establecerse; y eligieron a Erik el Rojo como líder.

iglesia vikinga de Brattahlid, la posesión de Erik el rojo en Groenlandia
Iglesia vikinga de Brattahlid, la posesión de Erik el Rojo en Groenlandia

La prosperidad de Groenlandia y su decadencia final

En general, las condiciones de Groenlandia en esta época eran muy similares a las de Islandia, disfrutando ambas de un clima mucho más benigno que hoy en día. Las comunidades de Grünland prosperaron durante 400 años; y durante los 100 años siguientes, la población empezó a descender y abandonaron Groenlandia 500 años después de su colonización.

La actividad fundamental de los vikingos de Groenlandia eran la agricultura,  la caza de focas, siendo el comercio de pieles de foca y colmillos de morsa una excelente fuente de ingresos durante los primeros años, lo que hizo que los asentamientos gozasen de desarrollo y prosperidad, aumentando la población; y sirviendo así mismo Groenlandia como plataforma para nuevas expediciones al oeste.

Los motivos del ocaso de la población vikinga de Groenlandia fueron varios, por ejemplo, el clima se hizo más frío y las condiciones de vida se hicieron más duras, la ganadería y la agricultura ya no eran posibles debido a las condiciones climatológicas polares. Problemas de endogamia y desnutrición empezaron a ser cada vez más comunes; y los conflictos con los Thule, el pueblo inuit, parece ser que fueron los factores desencadenantes para que los vikingos abandonasen Groenlandia definitivamente en torno al año 1400 DC

¿Qué fue de Erik el Rojo y los suyos?

Como a la mayoría de vikingos groenlandeses, Erik gozó de grandes riquezas gracias al comercio del marfil de morsa y las pieles de foca. Además, se había convertido en líder de Groenlandia y era un gran terrateniente, ya que suyas eran una parte muy importante de las tierras cultivables de Grünland.

Gracias a todo esto, Erik Thorvaldsson, murió en torno al 1004 o 1010, el año depende de la fuente,  en su granja de Groenlandia, siendo un hombre rico y poderoso. La figura de Erik el Rojo trascendió a su tiempo y su leyenda se hizo enorme, hasta cuenta con su propia saga, la saga de Erik el Rojo (Eiríks saga rauða en nórdico antigüo) ; y también conocida  como la saga de Thorfinn Karlsefni y Snorri Thorbrandsson, donde se narran los viajes vikingos por Groenlandia, Markland y Vinland.

barco vikingo
Barco vikingo al atardecer

Sus hijos se convirtieron también en vikingos renombrados y grandes exploradores. El más famoso de todos fue Leif Eriksson, quien descubrió Vinland, Norteamérica 500 años antes que Cristóbal Colón; y la exploró, llegando a crear un algunos asentamientos, aunque esto lo veremos en otro de nuestros artículos.

Groenlandia, puerto de salida para el descubrimiento de Vinland

En el primero de los viajes de colonización de Erik el Rojo, en el 988 DC, uno de los barcos vikingos de su flotilla se perdió y siguió rumbo Suroeste; llegando a divisar una costa con grandes acantilados coronados por extensos bosques. Este barco no llegó a desembarcar; y emprendió un largo y penoso viaje de vuelta; logrando llegar a Groenlandia unos tres años después; en torno al 991 DC.

Los habitantes de Grünland, escucharon entonces la historia de su tortuoso viaje; en el que destacaba un factor clave; la nueva tierra era rica en madera; un recurso inexistente en Groenlandia, cuyos habitantes se veían obligados a importar a precio de oro esta materia prima desde Escandinavia e Inglaterra fundamentalmente.

Estas historias espolearon a Erik y a su hijo Leif Eriksson, quien decidió organizar una expedición para dar con las nuevas tierras, en el que le acompañaría su padre.

En torno al año 1000 DC, cuando Erik el Rojo iba de camino al embarcadero donde se hallaba el navío que les llevaría a él y a su hijo a iniciar la exploración de aquella tierra de bosques, a la que se referían como Markland, Erik cayó de su caballo. Erik seguía siendo fiel devoto de Odín y los Aesir; y decidió no emprender el viaje pues supuso que los dioses no lo deseaban.

Su hijo Leif partió y dejó a su padre en Groenlandia. Leif, al igual que su padre, ha pasado a la historia como uno de los principales descubridores vikingos; y por ello, uno de los vikingos más famosos de la historia gracias al descubrimiento y exploración de Markland y Vinland, en la actual Norteamérica.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *