Los vikingos atacaron Espa√Īa desde el 844 DC

Los vikingos atacaron Espa√Īa buscando riquezas y posiblemente controlar territorios, como hab√≠an logrado en otros lugares de Europa.

A pesar de que la Pen√≠nsula Ib√©rica est√° en una ruta principal de los vikingos en Europa, no hubo conquistas vikingas en tierras espa√Īolas como las ocurridas en Inglaterra y Francia.

Lo cierto es que los vikingos en Espa√Īa tuvieron una actividad y √©xito dispar, ya que llegaron en oleadas separadas por varios lustros las unas de las otras; y principalmente, porque sufrieron severas derrotas.

¬ŅC√≥mo era la Espa√Īa a la que atacaron los vikingos?

Durante la Era de los Vikingos, el territorio de la Pen√≠nsula Ib√©rica estaba conformado por los Reinos Antiguos de Espa√Īa (sobre todo el Reino de Asturias, el Condado de Arag√≥n, el Reino de Pamplona), los territorios de la Marca Hisp√°nica del Imperio Carolingio, que hoy en d√≠a engloban a Catalu√Īa y el Califato Omeya de C√≥rdoba.

Mapa pol√≠tico de la Pen√≠nsula Ib√©rica hacia el a√Īo 840
Mapa pol√≠tico de la Pen√≠nsula Ib√©rica hacia el a√Īo 840

Los vikingos que atacaron Espa√Īa se encontraron con una sociedad sumida en una constante confrontaci√≥n militar entre los distintos territorios, reinos y entidades pol√≠ticas que ocupaban la Pen√≠nsula Ib√©rica, conocido como La Reconquista, cuyo empuje lideraba desde el tercio Norte de la Pen√≠nsula el Reino de Asturias, el m√°s extenso de los territorios cristianos, heredero de la cultura y tradici√≥n visigodas.

El Reino de Asturias pugnaba contra otros territorios cristianos como el Condado de Castilla, el Condado de Aragón, el Condado de Pamplona; y principalmente, luchaba contra los musulmanes.

El mayor adversario de los asturianos en la Pen√≠nsula Ib√©rica era el Califato Omeya de C√≥rdoba, Al-Andalus, que poco a poco iba cediendo terreno ante el empuje de cristianos desde el Norte; a√ļn as√≠, en torno al a√Īo 850 DC, el Califato de C√≥rdoba controlaba m√°s de dos terceras partes de la Pen√≠nsula Ib√©rica; y bajo su protecci√≥n estaban una serie de entidades sat√©lite, como el Reino de Zaragoza o el Reino de Alicante y el de Valencia.

Los vikingos en Espa√Īa tuvieron que lidiar contra reinos y territorios en constante liza, con una actividad militar fren√©tica, que ten√≠a a los hombres de armas prestos en todo momento; y unos moradores, unas villas y asentamientos preparados y fortificados en muchos casos.

¬ŅCu√°ndo atacaron los vikingos Espa√Īa?

Los vikingos atacaron Espa√Īa prolongando su actividad durante los siglos IX y X, llegando a asediar y saquear algunas de las ciudades m√°s importantes de aquel entonces.

Es dif√≠cil establecer una cronolog√≠a exacta, ya que la mayor√≠a de los registros en los que se narran las invasiones vikingas en tierras espa√Īolas son muy posteriores, aunque intentaremos hacer un listado por orden cronol√≥gico de los ataques vikingos y las andanzas de los vikingos en Espa√Īa:

844 DC, los vikingos atacaron Espa√Īa por primera vez

En torno a esta √©poca los eruditos √°rabes empiezan a registrar avistamientos de drakkars vikingos en las costas de Al-Andalus, a los que comparan con “p√°jaros marinos rojinegros”, en sus relatos hablan de las velas de barcos vikingos.

La cr√≥nica castellana “Annales Complutenses“, escrita en el S.XII , indica que en el 844 alrededor de 54 nav√≠os llegaron a las cercan√≠as de Gij√≥n y se aprovisionaron de agua dulce. Los vikingos en Asturias parece ser que no causaron da√Īos y se fueron.

Los vikingos en La Coru√Īa

Tras reponer agua en las costas de la actual Asturias, los Annales Compluteneses se√Īalan que los vikingos siguieron bordeando el litoral hacia el oeste, hasta llegar a la R√≠a de Arosa. Es la primera vez que se registra la presencia de vikingos en Galicia.

Esta partida, en la que se mencionan entre 80 y 100 nav√≠os vikingos, es la responsable de perpetrar un asalto a la ciudad de La Coru√Īa, rechazado por el rey Ramiro I de Asturias en las cercan√≠as de la Torre de H√©rcules.

Después de esta derrota, siguieron bajando por el litoral Atlántico, ya en tierras bajo el control del Califa Omeya de Córdoba, Abderramán II; y atacaron Lisboa, asediada durante trece días entre los meses de agosto y septiembre.

Los nórdicos solamente levantaron el asedio de Lisboa al ver llegar al cuantioso contingente musulmán enviado para expulsarlos.

Los vikingos en Sevilla

Los vikingos siguieron bajando por el litoral Atlántico y atacaron las ciudades de Cádiz, Medina Sidonia y Algeciras; y tras tener noticias de las riquezas que había en el interior de Al-Andalus, remontaron el Guadalquivir y decidieron saquear la ciudad de Isbiliya (Sevilla), a donde llegan el 25 de septiembre; estableciendo su campamento en la Isla Menor, en las marismas del Guadalquivir, un terreno fácilmente defendible para ellos. Durante seis semanas hicieron incursiones contra Córdoba, Morón y Constantina.

En aquel entonces, Sevilla era una ciudad notable que prosperaba bajo el reinado de Abderamán II; y que por su situación en el corazón del califato de Córdoba, no está amurallada; aunque si tiene una fuerte ciudadela.

Los vikingos en Sevilla destacaron por su crueldad, ya que mataron a todo ser humano que vieron, para evitar en la medida de lo posible que los supervivientes alertasen de su presencia a los defensores.

Los historiadores Ibn al-Qutiyya en su obra “Historia de la Conquista de al-√Āndalus” e Ibn Idari indican que los paganos o maj√ļs (literalmente “adorador del fuego” en referencia a los zoroastras) mataban hasta a los animales de carga y no hac√≠an prisioneros ni entre ancianos, mujeres ni ni√Īos. Las fuentes hablan del ataque de unos 4.000 vikingos, un contingente formidable para aquel entonces.

Las tropas musulmanas emplazadas en Sevilla atacaron a los vikingos en torno al 29 de septiembre, siendo derrotadas; por lo que al final, la ciudad cae en manos de los vikingos en los primeros días de octubre.

Los sevillanos que pudieron huyeron; y la ciudad quedó desierta. El saqueo de Sevilla duró días y llegaron a incendiar la recién construida mezquita, aunque la ciudadela siempre se mantuvo en manos musulmanas.

Al llegar la noticia del ataque a Sevilla, Abderramán II ordena reunir un potente ejército con tropas procedentes de cada rincón del califato; y pone al frente a su hajib (cargo en la corte omeya con dispar ocupación, aunque de notable importancia) Isa ibn Shuhayd. Un ejército de 16.000 hombres se concentra en Córdoba, la capital; y marcha después hacia Sevilla, acampando en Axarafe.

Tras encontrarse ambos bandos, hubo numerosas tentativas y escaramuzas; aunque el choque definitivo fue alrededor del 15 de noviembre en la batalla de Talyata ( la antigua ciudad latina de It√°lica y hoy conocida como Santiponce).

Los musulmanes consiguieron una aplastante victoria en Talyata y destruyeron alrededor de 30 drakkars, matando a más de 1.000 vikingos. Muchos de los cabecillas vikingos fueron muertos; y 400 escandinavos fueron hechos prisioneros, siendo ahorcados la mayoría días después en el palmar de Talyata.

Los pocos vikingos supervivientes se convirtieron al Islam y se les permitió vivir en el califato, donde muchos de ellos se convirtieron en comerciantes de queso. Con esto queda diluida la presencia de vikingos en Sevilla, al incorporarse a los habitantes.

Los registros musulmanes indican que se usó el Fuego Griego para atacar a las naves vikingas con gran éxito; y pudieron comprobar las expresiones de horror y asombro de los invasores al ver como aquel fuego ardía incluso con más fuerza al contactar con el agua.

Los vikingos supervivientes embarcaron en los navíos restantes y volvieron a la costa. En esta ocasión, los vikingos en Sevilla sólo consiguieron penurias

¬ŅQu√© pas√≥ despu√©s de esta primera vez que los vikingos atacaron Espa√Īa?

Lo cierto es que la situación de guerra semipermanente en la que vivía la Península hacía que tanto cristianos como musulmanes fuesen diestros en el Arte de la Guerra.

De este modo, hay registros de que Abderramán II mandó crear un arsenal naval en Sevilla, donde se construyeron barcos de guerra y se contrataron marinos y artesanos para atenderlos. La primera incursión de los vikingos en Sevilla consiguió que el califato se reforzara, en lugar de debilitarlo.

El Califa mand√≥ crear un sistema de alerta temprana mediante el empleo de mensajeros. Orden√≥ reconstruir Sevilla y fortific√≥ o reforz√≥ las defensas de varias poblaciones del litoral Atl√°ntico y ribere√Īas del Guadalquivir. As√≠ mismo decret√≥ la construcci√≥n de muros y defensas en la propia Sevilla.

Nuevas levas y compras de armamento complementaron las medidas anteriores.

En resumen, podemos decir que lejos de intimidar o desalentar a los habitantes de las tierras espa√Īolas, los vikingos atacaron Espa√Īa y la hicieron m√°s fuerte. Algo totalmente opuesto a lo sucedido en las invasiones vikingas en Inglaterra o Francia.

¬ŅDe donde vinieron los vikingos que atacaron Espa√Īa el 844?

Seg√ļn los registros de los francos, la flota que asol√≥ el litoral Atl√°ntico de la Pen√≠nsula Ib√©rica y Sevilla proven√≠a de Noirmoutier, una isla situada en el estuario del r√≠o Loira, en Francia.

Se cree que eran parte de la armada creada gracias a la asociación de Hastein, un vikingo notable y Björn Ragnarsson, ambos hijos del legendario Ragnar Lodbrok.

Björn Ragnarsson también es conocido por los ingleses como Björn Ironside, Björn Costado de Hierro o Björn Brazo de Hierro.

¬ŅDe d√≥nde eran los vikingos que atacaron Espa√Īa?

Los vikingos que atacaron Espa√Īa eran parte del contingente de Bj√∂rn Ragnarsson, quien cre√≥ la dinast√≠a sueca conocida como la Casa de Muns√∂, heredera de la dinast√≠a Yngling, a la que pertenec√≠a su padre Ragnar Lodbrok.

Esta dinastía de reyes vikingos es una de las más prósperas y reinaron Suecia entre los siglos VIII y XI, extendiendo su dominio sobre gran parte de Escandinavia. Los reyes vikingos de este clan familiar forman parte de los reyes legendarios de la protohistoria sueca y los primeros de los reyes de la historia de Suecia.

Por todo ello, casi con total seguridad, los vikingos que atacaron Espa√Īa eran en su mayor parte suecos, siendo vikingos noruegos y daneses el resto.

Del 858 DC al 862, segunda oleada de invasiones vikingas

En esta ocasi√≥n, los vikingos atacaron Espa√Īa comandados por el rey Bj√∂r Ragnarsson y su hermano Hastein.

Vuelve a haber ataques vikingos en Galicia

Como la vez anterior, los vikingos atacaron Espa√Īa partiendo de las bases vikingas en tierras francesas y arriban a la Pen√≠nsula Ib√©rica; y llegan a su extremo occidental;de nuevo hay vikingos en Galicia.

La flota vikinga asaltante la componen más de 100 navíos, que desembarcan en la zona de la Torre de Hércules (conocida en aquel entonces como Farum Brigantium ) y comienzan a hacer incursiones por tierra hacia la provincia de Lugo, y especialmente la Comarca de La Chantada.

Las naves vikingas se adentran en la Ría de Arosa y comienzan las incursiones. Saquean la diócesis de Iria Flavia; y desde allí llegan hasta Santiago de Compostela.

Drakkars en la romeria vikinga de Catoira
Drakkars en la romeria vikinga de Catoira

Jakobslan (Tierra de Santiago); es decir, Santiago de Compostela en aquel momento estaba amurallada y contaba con buenas defensas; a√ļn as√≠, los habitantes de la ciudad deciden pagar un tributo, el danegeld, para evitar el saqueo de la ciudad.

Al intuir la riqueza de Santiago de Compostela, los vikingos de Björn Ragnarsson deciden asediarla y saquearla para hacerse con las riquezas de la ciudad.

El sitio termina al llegar un gran contingente de soldados comandados por el Conde Pedro Theon, vasallo del Rey Ordo√Īo I de Asturias, hijo de Ramiro I, quien ya se enfrentara a los vikingos en Galicia en el 844.

Al parecer el Conde Pedro logra destruir 38 naves vikingas y pone en desbandada hacia la costa sur gallega a los vikingos, que van asolando cada población a su paso.

Como consecuencia de esta segunda oleada de ataques de los vikingos en Espa√Īa, las sedes episcopales de Iria Flavia y Breto√Īa son trasladadas a Santiago de Compostela y Mondo√Īedo. La presencia de los vikingos en Galicia hace que se reorganice el territorio y los recursos, logrando fortalecer la capacidad de respuesta ante futuras invasiones vikingas.

Una vez m√°s, los vikingos en Espa√Īa se dedican al pillaje y siguen la misma ruta, as√≠ que otra vez bajan por el litoral Atl√°ntico y llegan al Golfo de C√°diz ya en el a√Īo 859.

Nuevo ataque de los vikingos en Sevilla en el 859

A pesar de todas las medidas preventivas llevadas a cabo por Abderram√°n II, los vikingos vuelven a remontar el r√≠o Guadalquivir y atacan Sevilla, logrando entrar en la ciudad y saquearla de nuevo. Incluso llegan a destruir la mezquita de Ibn Adabbas ( hoy en d√≠a es la actual iglesia de San Salvador). Parece ser que los vikingos en Sevilla se aplican con especial sa√Īa.

Desde Sevilla y los vikingos se dirigen de nuevo al mar, atacando Algeciras, que asedian durante tres d√≠as. La ruta de saqueo de los vikingos contin√ļa por el Norte de la costa africana, Orihuela y las Islas Baleares.

Los vikingos de Björ Ragnarsson pasan el invierno saqueando el litoral sur francés y parte de Italia.

Los vikingos remontan el río Ebro

Para el 859 hay vikingos en Espa√Īa de nuevo, esta vez remontan el r√≠o Ebro y atacan Pamplona, donde hacen prisionero al rey Garc√≠a I √ć√Īiguez, a quien liberan tras cobrar un suculento rescate de 70.000 monedas de oro.

Despu√©s de semejante √©xito, la ruta de los vikingos les lleva a Italia y al Norte de √Āfrica, donde se suceden los saqueos.

Fin de la segunda oleada de ataques vikingos en Espa√Īa

Para cuando se vuelven a avistar drakkars vikingos en tierras espa√Īolas ya estamos en el a√Īo 862; y la flota vikinga hab√≠a estado tres a√Īos saqueando el Mediterr√°neo y volv√≠a a sus bases francesas del estuario del Loira.

En las proximidades de Algeciras se encuentran con la flota de guerra del Emir Mohamed I de Córdoba, sucesor de Abderramán II; quien logra expulsar a los vikingos sin que fondeen en sus dominios.

Tras esta segunda oleada de ataques vikingos en Espa√Īa, sigue sin haber asentamientos o conquistas vikingas en tierras espa√Īolas, ya que en ning√ļn momento los vikingos logran establecer un campamento o base desde el que organizar ataques a otros territorios, ni logran el dominio de tierras.

Los vikingos atacaron Espa√Īa por segunda vez con mayor repercusi√≥n, adem√°s de las p√©rdidas materiales y en vidas humanas, las consecuencias fueron:

  • Cambio en el equilibrio de poder y administraci√≥n de la iglesia gallega las di√≥cesis de Santiago de Compostela y Mondo√Īedo ganan poder en detrimento de las de Iria Favia y Breto√Īa.
  • Despu√©s de su liberaci√≥n, el rey de Pamplona Garc√≠a I √ć√Īiguez inicia un proceso de aproximaci√≥n pol√≠tica y de alianza con el rey Ordo√Īo I de Asturias.

Tras esta expedición Björn Ragnarsson, también conocido como Björn Costado de Hierro, volvió a sus dominios de Suecia cargado de riquezas; y ya no las abandonaría jamás.

Tercera oleada de ataques vikingos en Espa√Īa

De nuevo en el a√Īo 899 los vikingos atacaron Espa√Īa comenzando por la costa Gallega. Empezaron su ataque con los monasterios de las Islas C√≠es y remontando el r√≠o Ulla llegaron a Santiago de Compostela, ruta de incursi√≥n preferida por los vikingos en Galicia.

En el 951 los vikingos atacaron Espa√Īa otra vez y saquearon la costa gallega, tras lo cual, numerosas villas y poblaciones gallegas reforzaron sus defensas.

En el a√Īo 964 vuelven a registrarse ataques vikingos en Espa√Īa, una vez m√°s hay vikingos en Galicia. El Obispo Rosendo, de la di√≥cesis de Mondo√Īedo se enfrenta a ellos y repele el ataque.

Gunrod, el Rey del Mar

los vikingos atacaron Espa√Īa de nuevo en el a√Īo 968, cuando el caudillo vikingo Gunrod (Gunderedo, caudillo vikingo noruego) deja a sus vikingos en Galicia acampados durante casi tres a√Īos, seg√ļn algunas fuentes.

Recreación de desembarco vikingo en Catoira, Galicia
Recreación de desembarco vikingo durante la Romería Vikinga de Catoira, Galicia

Gunrod era hermano del rey Harald Eriksson, conocido como Harald II de Noruega; y tenía el título de Rey del Mar. Este título se daba a los líderes vikingos expertos en expediciones de saqueo y pillaje.

En el 968 Gunrod, el Rey del Mar trajo 200 naves repletas de guerreros vikingos y envi√≥ 100 a atacar Santiago de Compostela y 100 a atacar la di√≥cesis de Breto√Īa. Los vikingos en Galicia ans√≠an las riquezas de la Iglesia, el oro de los peregrinos y pecadores que buscan con sus donaciones y peregrinar el perd√≥n de sus pecados.

El Obispo de Iria Flavia, Sisnando Menéndez, se enfrenta a los vikingos y muere en combate el 29 de Marzo en la conocida como Batalla de Fornelos, en las cercanías del río Louro. Tras la derrota de las tropas gallegas, los vikingos logran por fin entrar en Santiago de Compostela y la saquean.

El Obispo de Lugo logr√≥ repeler el ataque a su ciudad, pero no as√≠ el pillaje y el saqueo de toda la Breto√Īa.

El conde Gonzalo S√°nchez acab√≥ con los vikingos que atacaron Espa√Īa en el a√Īo 970. Gracias al ataque de un poderoso ej√©rcito, venci√≥ a los vikingos y captur√≥ a Gunderedo tras una sangrienta batalla. Por ello, Gunderedo y sus hombres fueron pasados a cuchillo, ya que en el siglo X, se consideraba al guerrero vikingo peor enemigo que al moro; y para evitar volver a enfrentarse de nuevo al mismo enemigo, ejecutarlo era la pr√°ctica habitual.

En esta ocasi√≥n, los vikingos atacaron Espa√Īa con tanto √©xito debido a las disputas y enfrentamientos que los obispos Rosendo y Sisnando hab√≠an sostenido por el control de Santiago.

A pesar de su presencia continuada por dos o tres a√Īos, los normandos en Espa√Īa no logran crear un asentamiento definitivo, ya que el territorio que conquistaron los vikingos vuelve al control y poder del clero y la nobleza gallega.

Gunrod y sus ataques vikingos en Galicia son fruto de los intereses normandos

En realidad, el objetivo original de Gunrod no era realizar ataques en tierras espa√Īolas. Gunrod hab√≠a acudido a socorrer al Segundo Conde de Normand√≠a, Guillermo I de Normand√≠a, tambi√©n conocido como Guillermo Larga Espada, quien pidi√≥ ayuda a sus parientes y aliados vikingos para luchar frente al creciente empuje de la Corona Francesa.

Tras vencer a las tropas reales francesas, los aliados vikingos empezaron a ser una molestia y el Conde de Normand√≠a les persuadi√≥ para partir a la conquista de Galicia, que ten√≠a fama de ser una tierra rica, gracias a los tesoros de las iglesias que los peregrinos transmit√≠an en sus testimonios despu√©s de volver de Santiago, Jakobland. As√≠ que debido a los intereses normandos, los vikingos atacaron Espa√Īa de nuevo.

Los vikingos atacaron Espa√Īa alguna vez m√°s durante el siglo X

Con la llegada del siglo X los vikingos siguieron atacando Espa√Īa, aunque de forma m√°s espor√°dica y s√≥lo reducida al primer tercio del siglo, despu√©s, las naves vikingas ya s√≥lo traer√≠an peregrinos cristianos.

En 1015, los vikingos atacaron Espa√Īa dirigidos por el rey Olaf. Estos ataques vikingos se dieron en Castropol, Ribas de Sil, Betanzos y Tuy; a donde llegaron remontando el r√≠o Mi√Īo. All√≠ acabaron con las tropas del Conde Menendo Gonz√°lez e hicieron prisionero al Obispo Alfonso.

Al parecer, debido a que el pillaje era más difícil, los vikingos empezaron a secuestrar a personajes notables para obtener rescate de sus familias.

Ulf el Gallego

Los normandos en Espa√Īa hicieron su √ļltima incursi√≥n en 1028. El l√≠der era el vikingo Ulf El Gallego, tambi√©n conocido como El Lobo Gallego, un jarl dan√©s ansioso de bot√≠n.

Ulf y sus hombres remontaron la ría de Arousa y llegaron a Santiago de Compostela, donde el Obispo Cresconio los rechazó. Tras este ataque, Cresconio decidió fortalecer la ría y levantó las Torres del Oeste, conocidas también como Castellum Honesti en la villa de Catoira.

Vecinos de Catoira en las Torres del Oeste durante la Romería Vikinga
Vecinos de Catoira en las Torres del Oeste durante la Romería Vikinga

Despu√©s de la era de las invasiones vikingas, a tierras espa√Īolas no llegaban m√°s vikingos que los peregrinos. En el 1108 el rey Sigurd de Noruega lleg√≥ por mar desde Escandinavia tras 8 d√≠as de traves√≠a, a trav√©s del vestvegr, la ruta de los vikingos por mar que un√≠a Galicia y Escandinavia.

La huella de los vikingos en Espa√Īa

A pesar de que los vikingos atacaron Espa√Īa a lo largo de dos siglos, la cultura vikinga no arraig√≥ en nuestro pa√≠s. Esto se debe a que no lograron controlar un territorio de forma permanente; a diferencia de lo que lograron los ataques vikingos en Europa.

La estancia m√°s larga de los vikingos en Espa√Īa s√≥lo dur√≥ un m√°ximo de tres a√Īos, gracias a la descomunal armada dirigida por Gunderedo del 968 al 970.

En Espa√Īa no hubo conquistas vikingas como en Inglaterra o Francia, desde donde part√≠an los vikingos que atacaron Espa√Īa.

Al parecer, el permanente estado de guerra en que viv√≠a Espa√Īa en la √©poca de la Reconquista hac√≠a que abundaran los hombres de armas prestos a utilizarlas y duchos en el uso de las mismas; lo cual no era muy alentador ni pr√°ctico. Las invasiones vikingas s√≥lo lograron bot√≠n unas veces cuando no sufrimiento y cuantiosas p√©rdidas para los atacantes normandos.

Adem√°s de restos bibliogr√°ficos y de ruinas de baluartes militares, en Espa√Īa no queda m√°s rastro de la cultura vikinga y de sus invasiones que la Romer√≠a Vikinga de Catoira.

La Romería Vikinga de Catoira,

El √ļnico vestigio rese√Īable de la estancia de los vikingos en Espa√Īa es la Romer√≠a Vikinga de Catoira.

El desembarco vikingo en Catoira es una festividad que se celebra el primer domingo de agosto desde 1961 en la localidad gallega de Catoira, en los alrededores de las Torres del Oeste.

Estatua invasiones vikingas en Galicia
Estatua en recuerdo de las invasiones vikingas en Galicia

La fiesta vikinga de Catoira celebra el papel que desempe√Ī√≥ esta villa a lo largo de las invasiones vikingas que se sucedieron desde el a√Īo 844.

Catoira es un enclave tan importante para las invasiones vikingas porque en esta villa desemboca el r√≠o Ulla, que es la llave de acceso a Santiago de Compostela desde el mar. Por este motivo, la villa fue uno de puntos m√°s castigados por los vikingos en Espa√Īa.

Las Torres del Oeste, la reestructuraci√≥n de la administraci√≥n de la Iglesia y la Romer√≠a Vikinga de Catoira son los √ļnicos rastros de los vikingos en Galicia; as√≠ como las cr√≥nicas registradas; y tambi√©n del paso de los normandos en Espa√Īa, pues nada se sabe del campamento que crearon durante su estancia m√°s prolongada. No hallaremos restos de asentamientos vikingos, como York; tampoco territorios normandos en Espa√Īa, como en Francia.

Y hasta aqu√≠, la historia de los vikingos en tierras espa√Īolas.

¬ŅPor qu√© los vikingos atacaron Espa√Īa?

Los vikingos atacaron Espa√Īa porque sab√≠an que era un territorio con riquezas. Los tesoros guardados en Jakobsland, Santiago de Compostela; y los relatos de las riquezas y lujoso estilo de vida del los Califas Omeyas eran un poderoso im√°n.

¬ŅPor qu√© hubo tantos ataques vikingos en Galicia?

Los vikingos en Galicia buscaban sobre todo las riquezas de la Iglesia. Sabían por los testimonios de los peregrinos que iban a Santiago de Compostela (Jakobslan), que en las iglesias de las tierras gallegas había tesoros de oro y plata.

¬ŅPor qu√© los vikingos atacaron Sevilla?

Los vikingos en Sevilla buscaban las míticas riquezas por las que era conocida Al-Andalus en los tiempos de Abderraman II; y remontaron el Guadalquivir con gran facilidad, pues no encontraron resistencia. Sus barcos les permitieron llegar a las puertas de la ciudad incluso con el cauce del Guadalquivir en mínimos estivales. Aunque la suerte de los vikingos en Sevilla fue dispar.

¬ŅPor qu√© los vikingos en Espa√Īa no conquistaron territorios como en Inglaterra o Francia?

Los vikingos en Espa√Īa no pudieron conquistar territorios porque la Pen√≠nsula Ib√©rica viv√≠a en un estado de guerra y conflicto constante, llamado la Reconquista.
En este periodo los territorios cristianos luchaban por arrebatarse terreno unos a otros y fundamentalmente luchaban por recuperar los territorios a los musulmanes. Tanto cristianos como musulmanes eran diestros guerreros, estaban siempre listos para luchar y respondieron r√°pidamente a las invasiones vikingas.

¬ŅQui√©n fue Bj√∂rn Ragnarsson?

Bj√∂rn Ragnarsson fue un rey vikingo sueco, hijo del m√≠tico vikingo Ragnar Lodbrok. Lleg√≥ a Galicia buscando las riquezas de la Iglesia en Galicia en el a√Īo 858. En el a√Īo 859 atac√≥ tambi√©n Al-Andalus y Pamplona; y estuvo saqueando por todo el Mediterr√°neo durante tres a√Īos, hasta que en el 862 volvi√≥ cargado de oro a su Suecia natal. Fund√≥ la conocida Casa de Munso, una dinast√≠a de reyes vikingos de la protohistoria de Suecia; y a la que pertenecieron los primeros reyes de la historia sueca.

¬ŅDe d√≥nde partieron las invasiones vikingas?

Los vikingos que atacaron Espa√Īa partieron de sus bases en Normand√≠a, en la desembocadura del r√≠o Loira, en Francia.

¬ŅDe d√≥nde eran los vikingos que atacaron Espa√Īa?

Al ser Björ Ragnarsson un rey vikingo sueco, lo más probable es que la mayor parte de los invasores fuesen suecos o vikingos noruegos. Los vikingos daneses serían una minoría de las huestes.

2 comentarios en “Los vikingos atacaron Espa√Īa desde el 844 DC”

  1. We are a group of volunteers and opening a new scheme in our community.
    Your website offered us with valuable information to work on. You’ve done
    a formidable job and our entire community will be thankful to you.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *